12.2.14

Ansia.

Pareciese que las venas,
tratan de explotar bajo la piel,
su mórbido verde reluce contra el blanco
y parece, quizás parece,
que luchan contra los huesos,
apretados con urgencia,
tirando de mi cuerpo.
Puede, puede que sea porque caigo,
verde, verde, azul. Aterradora explosión,
 caeré tras las cuchillas en mi tumba de cristal,
translúcida, como lo fueron mis dedos,
verde, como el cielo,
y su luna, contra la que lucho 
con la mirada.
Se enmarcan los huesos contra la carne,
¡vomitiva visión!
Cuando se desgarran los tendones y sale el blanco,
para hacer de mí
una triste calavera
blanca como un astro
de cuencas huecas
carente de nariz o labios,
rebosante de vacíos,
así, 
así, como siempre me describo.



(De un mal día y un fuerte sentimiento de ansiedad salen cosas como esta. 
No me gusta especialmente, pero tampoco sé cómo corregirlo. 
Así que ahí queda.

Gracias por los comentarios).




7 comentarios :

Celia P. dijo...

¿Sabes? No sé por qué, pero estas poesías me recuerdan mucho a Baudelaire. Y me gusta mucho la sensación que me dejan. Me gusta.

Ceci García Moyano dijo...

Sé lo que se siente.
Escribís realmente hermoso, me alegra haberte encontrado. Me encantó todo tu blog. Te sigo.
Un abrazo enorme!

Y. dijo...

Es preciosa, tu forma de escribir... es tan increíble.
Besos.

Elendilae dijo...

Está muy bien. A veces hay que dejar que los dedos expresen todo lo que nuestra mente no es capaz de ordenar, dentro de todo ese caos paralizante que hace que perdamos la noción de la realidad o incluso de nosotros mismos.

Espero que escribir te haya servido para calmar esas sensaciones tan angustiosas.

Un besito

S O F I † dijo...

Tienes que dejarte llevar por tus sentimientos, así que me parece bien que lo hayas hecho, es hermoso lo que has posteado, me gusto mucho!
Un saludo

Blanca G. Louve dijo...

A veces es mejor no corregir nada. Si salen esas palabras y no otras, será por algo. Es muy bueno.
Un beso.

Ester L. dijo...

Creo que este caos te hace gigante.