25.7.13

El gusano de mis entrañas.

Quería hacerle poesía al gusano interno,
pero me fallan las rimas, las entrañas,
aquellas que él devora, glotón sempiterno,
tullido monstruo que sin garras araña.

Me desmiembra para hacer suyo mi cuerpo,
dice que así no estaré sola; sé que me engaña,
¿cómo descrepar mi propio tejido externo?
(no puedes arrancar de su tela a la araña).

Quería hacerle poesía a su ácido superno,
al dolor bajo las costillas que siempre me acompaña,
la bilis en mi boca cuando escupe su veneno,
cuando dice que limpia pero corroe, ¡maldita alimaña!

Me esculpo en su cianuro pegajoso y obsceno,
y así me hago capullo a la mariposa aledaña,
el sudoroso niño que busca famélico el seno,
como el fuego que crepita subiendo la montaña.

Me toco, me quema y duele con desenfreno,
los agujeros que el gusano fue dejando con maña,
me estrujo entre cuchillas, la ponzoña aveno,
y acojo las lágrimas, florecen en legañas.

Y cuando me limpio en barro y musgo del heno,
soy mutilada figura, y ni rastro de las entrañas,
soy tullido gusano, venenoso, siempre interno,
soy la muerte en vida y la soledad es mi hazaña.

2 comentarios :

Natalia dijo...

por que escribis tan lindo? jaja un beso

Rosa. dijo...

Se echan de menos tus textos, no tardes en volver a escribir algo como esto. Precioso.
Un beso.