16.7.13

A mis hermanos.

El azul acuoso muere entre mis dedos,
De nada sirve ya su frío calmante,
Se atenúa en negro e infiltra en mis miedos,
Y en las sombras me encuentro con mis semejantes,
Manos frías y garras vacías de marchito denuedo,
Madres y hermanos, amigos y amantes.

Hacía tiempo que no las visitaba, a las siluetas,
Que me encogía de miedo e inventaba acompañantes,
Amigos imaginarios, todos víctimas y poetas,
Envueltos en la húmeda nieve, álgidos y distantes,
Lloran al decirme que he muerto, que caigo por la grieta,
Que pronto seré poco más que otra sombra muda e insignificante.

En mi cuna me estremezco, vomito,suspiro,
Extiendo las manos al techo, me enrojezco y mendigo,
Demando mi existencia y el fin de la sentencia en la que expiro,
Envejezco y crujo mis extremidades entre gemidos,
Y la piel se me deshace bajo los dientes de los gusanos podridos,
Soy fiambre antes de tiempo, un ser extraño y deslucido,
Que quiso alcanzar la perfección y lloró al salir del nido,
Al verse rodeado de podridumbre y enemigos,
De seres aún más desconcertantes que los poetas adormecidos.

El mundo es grande y aterrador, Siluetas,
Es el eco de mil palomas ciegas muriendo contra los cristales,
Lleno de seres héticos que se inmolan y exhortan etiquetas,
Que anhelan entrar en el rebaño, y tontean con llegar a ser inmortales,
Siempre hinchados y fatuos como Dioses en sus gambetas,
Como si la vida del espíritu no fuese maldición y trajera mil pesares.

Conviví con ellos, hermanos y amantes,
Y comprendí lo que era luchar por ser aceptado,
El deseo de ser sempiterno, siempre regio y brillante,
Como un ser supremo, mortal mas endiosado.

Pero como muchos de ellos, me choqué contra el cristal,
Fui ciega paloma que chilla al sentir el impacto,
Perdí las alas y me volví en el payaso de tez blanca, artificial,
Plástico barato que pretende salir al combate y mantenerse intacto,
Como si la vida no desangrase a los débiles que viven de funeral,
Atados a la tristeza y sobreviviendo cual vegetal,
Uno de esos inútiles humanos que viven para morir con la espalda en un puñal.

No hay comentarios :