7.10.12

Soledad con mayúscula.


Quizá una parte de mí yazca inerte. Quizá, por eso, siento temblores en los dedos cada vez que creo que algo semejante a la felicidad me inunda.
Temblores, porque tengo miedo.
Me arropo en el silencio y finjo que lo hago con las sábanas, uso el pretexto del frío para camuflar mis dolores clandestinos. Para ocultar, que, bajo mi corazón sedentario, encubro un alma desertor.  Una alegría tránsfuga a mis sonrisas, seísmos infieles a la calma en mi rostro.
Mis mejillas mojadas se caldean sobre el regazo de la almohada. Creo que se deben de sentir frustradas, buscando argumentar este viejo dolor. A veces ni mi cuerpo es capaz de concebir de dónde saco tanta amargura. Creo que, por mucho que yo trate de convencerle de que viene de esas pesoras bandas sonoras a piano, no me cree. No es fácil engañar a tu propia piel.
Mientras, la luz se perfila entre las rendijas de mi persiana, creando siluetas en los cuadros y los cojines. En mi mente, fantasmas y ausencias. Me aferro a ese pensamiento, a los trazos de luz, y los dedos acaban doliéndome de tanto arañar a esas anónimas e incorpóreas figuras. Y entonces, comprendo, como cada noche de lágrimas, que la soledad está ligada a mí como si de un recuerdo lacerante se tratara. La soledad vive comprimida en mi piel, me envuelve y hace de dicho envoltorio mi aura.
Soy soledad.





Después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad.

Pequeño fragmento de “Soledades” – Mario Benedetti.

11 comentarios :

Marinita dijo...

¡ Hola !
A veces es mejor ver la soledad como algo bueno, como una forma de encontrarnos con nosotros mismos, un momento para reflexionar.
Gracias por tu comentario, me ha gustado que te haya parecido curioso.
¡ Un saludo !

Marinita dijo...

¡ Hola !
Acabo de dejarte un comentario, pero es que acabo de leer, de nuevo el comentario que me habias dejado, y me ha llamado la atención que me digas que no te sientes libre, y que ojala te sintieras asi. Queria decirte que eso está en tu interior, y que eres tu la que tiene que darse cuenta de que la tiene. A veces hay cosas que nos atan, pero somos nosotros los que nos ponemos los limites.
Si te apetece hablar, o que podamos comentarlo, puedes contactar conmigo.
Mucha suerte, ¡ Un saludo !

Isabel. dijo...

Y puede que sea cierto, al fin y al cabo caemos en el hueco de la soledad. De sentirnos sólos, de sentir que nadie más se interesará por lo que sentimos o hacemos. Y es un sentimiento pésimo, que nos hunde hasta lo más profundo. Y a veces, es difícil salir de ella.

Un beso, www.smileandwomanocry.blogspot.com ♥

Ale dijo...

Benedetti siempre da en la tecla, para bien o para mal. No soy gran lector, pero Mario es úno de los que ha hecho que me lea su libro enterito (sí, solo leí uno!).

pd: la soledad es engañosa, porque así como te aplasta en ocasiones la necesitamos para sobrevivir al colapso que se desprende alrededor nuestro. El problema son los extremos, como siempre.

No hay que rechazarla, ni que sea parte eterna de nuestra historia :)

Javier Copado dijo...

La soledad es imprescindible para demostrarte que no estás sola... sólo debes darte cuenta.
Disfrútala con cautela. Vívela. Y sigue feliz cuando la sepas usar totalmente :D

Milla dijo...

Que raro que seas tu quien me acompañe, soledad, a mí que nunca supe bien como estar solo. Otro gran texto de Benedetti.
Gracias por tu comentario. Poesía es libertad, todos podemos hacerla. Saludos

Walking Disaster. dijo...

Puede que la maldita soledad nos ayude a mejorar los momentos de compañía, a mi al menos me gusta pensarlo así.

Clara dijo...

¡Hola! Me gusta mucho como escribe Mario Benedetti...

Perdona, no me he presentado, soy Clara del blog www.elzoodelsllibres.blogspot.com me gustaria que te pasaras por mi blog, yo ya te sigo! me sigues? no quiero perder el contacto contigo...

un beso!<3

Cosmos dijo...

joder me has dejado muda. jamás había leído algo tuyo tan jodidamente bueno. Me has puesto el vello de punta con la profundidad de tus palabras.

(y soledad es lo que he llegado a sentir al leer este texto)

abrazo,
explosivo.

p.D di hola a tu NO tan nueva seguidora (sí, he cambiado de blog)

estearbolquemesustenta dijo...

Hola. Los sentimientos tristes son más complicados de escribir. un abrazo.

Casén dijo...

Yo también soy soledad. Y ya somos dos que tienen miedo de la felicidad. Que triste...