6.7.12

Alba.


No me gustaba decir que mi nombre porque Alba significa Amanecer. Y los amaneceres, con su pesadumbre infundada por culpa de la negación, no me describen. Ni sus restos de alcohol sobre la camiseta, ni las lágrimas bajo el rímel corrido. Los amaneceres conllevan retos, enfrentamientos, realidades. Llevan en  su esencia el sabor amargo de un café. Redescubren las lágrimas que dejaste antes de dormir sobre la almohada, y tú tartamudeas, incrédulo, tratando de apartar todo el escozor que el miedo está inyectándote en vena. Miedo a todo lo que puede salir mal en un solo día, miedo a que las pesadillas que por la noche no te dejaron dormir ahora no te dejen vivir.
Sin embargo, ayer a la tarde, mientras mordía tu cuello fingiendo que quería apoderarme de tus lunares, descubrí que un amanecer es mucho más que eso. Ha restablecido su concepto, y quizá yo llevo demasiado tiempo juzgándolo desde mis estrellas y mi luna. Quizá amanecer también quiere decir futuro, batir pestañas, tener el desayuno sobre la cama y un post-it en la nevera.  Podemos hacer que amanecer signifique moverse entre sombras cada vez más etéreas, anclando arrumacos en el esbozo de tu clavícula. Buscar tu cuerpo entre las sábanas para despertarte con una sonrisa de medio lado y dos rombos en alguna esquina de la habitación. Dejar de temer al monstruo del armario. Escribir sumarios en los que el calendario juega a ser árbol de otoño, y nos transporta a un futuro indefinido en el que las palabras no nos engullen, las madrugadas son eternas y los amaneceres se reflejan en tus pupilas de chocolate.  Redescubriendo tu alma, poniéndonos de banda sonora a los Beatles, con esa sencillez que hace que la poesía no parezca seria. Quizá eso es lo que necesito: Una dosis de “and I love her” para olvidarme de arduas metáforas y sinónimos difíciles, para dejarme caer en la sencillez de un “te quiero”.
Hoy, me gusta saber que, por mucho que mi alma sea frío,  invierno, y mis pupilas lleven las ojeras que prueban mi alma de gato Bombay, llevo en mi nombre el amanecer. Amanecer, que a partir de ahora significa  que no solo hemos dormido juntos, no solo hemos hecho el amor: Significa que sigues ahí, que no somos amantes despechados.

Con todo esto tan solo quiero explicar
el por qué  del cambio de seudónimo.
Empecé este blog como una completa anónima,
pero ya no me da miedo que la gente de mi alrededor lo conozca.

Netzmare.

6 comentarios :

Bulletproof heart girl dijo...

Me has dejado helada. Siempre lo haces, por la manera con la que describes tus pensamientos y una cosa tan simple como un nombre. Me ha gustado mucho, de verdad.

<3

Mandarina dijo...

Precioso...Alba es un nombre bonito. Yo también empecé el blog como anónima pero ahora alguna vez me he dejado ver por ahí y también he perdido el miedo a que los conocidos lo vean.
En cuanto a AH, tiene un funcionamiento sencillo, es como un blog dentro del Hotel, las entradas las puedes subir a los dos sitios, tanto en blogger como allí, así puedes hacer que los que te siguen aquí vayan al enlace y te voten. Allí el ambiente creativo es maravilloso, la verdad, yo he conocido gente que merecel a pena tanto por sus creaciones como por su personalidad.
Si necesitas cualquier cosa, me dices! (ya te he votado)
Un beso

Jêveur. dijo...

Yo no veo la razón por la cual alguien pueda pensar que los amaneceres no son fantásticos. A mí me fascinan de una manera impresionante. Y sí, estoy de acuerdo con que tu nombre es muy bonito ^^ Si te hace sentir a gusto escribir con él, mejor que mejor (aunque hay veces que los pseudónimos nada tienen que ver con una cuestión de tener miedo a ser descubierto).
Me quedo aquí, me gusta mucho lo que dices y cómo lo dices.

PD: sí, has acertado de pleno, ¡gracias! :)

Walking Disaster. dijo...

Pues a mi me alegra llevar ese nombre (pero, al igual que tú, pienso que no me describe). Porque son los amaneceres los que acaban con la oscuridad, un día tras otro.
Otro precioso texto.

Pouline. dijo...

Amanecer tiene muchas definiciones, y me encanta el significado final que le has encontrado. Es muy bonito y, como todos, tienes que estar muy orgullosa de tu nombre :)

Circe dijo...

Me ha encantado, de verdad. Me han dado ganas de vivir mil amaneceres de esos que describes, hasta que no pueda más. Casi podía saborearlo. En serio, escribes muy bien. Me pasaré por aquí, ¡un beso!