14.4.12

No volverá a ser.


Allí donde iba, la nada llegaba.
 La oscuridad llegaba a todos los rincones de la ciudad. No había farolas encendidas, y no había edificio donde la luz manara desde la ventana. Todo el mundo dormía, y ni siquiera había sombras que acompañaran aquella noche al Monstruo del Silencio. Un silencio envolvía aquella atmosfera vacía, haciendo que la noche pareciera irreal, utópica. No había viento que enmarañara (aún más) su pelo, ni gatos callejeros que hicieran que le diera un vuelco el corazón cuando veía brillar sus miradas bajo un coche. No había ni tráfico, ni amores escondidos, ni pasos tras los suyos. Se mordió las uñas, a pesar de que le dolía hacerlo, pues estaban completamente destrozadas, tratando de que al menos el pequeño crujido del mordisco sacara a la ciudad de su aletargamiento. El chasquido resonó en sus oídos, y, por un momento, sintió miedo de haber hecho aquel ruido, de haber alterado la noche. De que haber roto el silencio también le rompiera a él por dentro. Sintió miedo de volver a ser. Cerró los ojos con fuerza y, cuando los volvió a abrir, ya no quedaba eco en las calles.
Tan solo silencio, su silencio. Tanto a su alrededor como en su ser. Pues bajo sus costillas ningún corazón latía, en su cabeza ninguna voz hablaba, en su alma no había ningún rostro por el que sonreír. Allí donde iba, la nada le acompañaba. Porque él era el vacio.
Porque un día sintió tanto, que cuando tuvo que dejar de hacerlo, ni siquiera había ruinas capaces de describir lo que para él aquel sentimiento significó.

Así que ahora solo había silencio. Su silencio.

8 comentarios :

Barbs dijo...

Siento a este personaje de una manera muy rara. No soy capaz de comprenderle, pero, no sé por qué, me siento extrañamente identificada.
Espero que algun día nos cuentes qué fue aquello que le hizo dejar de sentir.
TQCALCDLOML ;)

Sara Blanco dijo...

A veces parece que hemos sentido tanto que los sentimientos después vienen a cobrarnos con intereses.
Me gusta mucho como escribes!

María Ferri dijo...

Te lo digo muy en serio, dedicate a esto!!!! Esa forma para describir todo haciendo de una frase algo por lo que pensar, haciendome recordar cosas que intenté olvidar y que tus palabras me han hecho sonreír.Lo importante es transmitir eso, y tú lo haces!!

Walking Disaster. dijo...

Pobre, no creo que se mereciese eso, supongo que llegar a sentir tanto no era su culpa.

Casén dijo...

"Porque un día sintió tanto, que cuando tuvo que dejar de hacerlo, ni siquiera había ruinas capaces de escribir lo que para él aquel sentimiento significó." Totalmente identificado. Tienes una extraña obsesión por los monstruos y el silencio. A veces incluso creo que soy tu musa o algo.

Bulletproof heart girl dijo...

Me guuuuusta ¡Mucho! Es tan... sobrecogedor... Me atrapa cada vez que lo leo. Es hasta precioso. Es... Genial. Sigue así de verdad. Te lo dirán mucho y yo soy ínfima, pero... Hazme caso, ¿eh? :)

Nati dijo...

HOLA! Te invito a visitar mi blog (dreamanewworld). Si te gusta, puedes dejar un comentario y SEGUIRME ? Si llegaras a hacerlo, házmelo saber, así yo también sigo tu blog! Saludos, Nati!

http://dreamanewworld.blogspot.com.ar/

Miss Frenesí dijo...

Siempre me dio miedo el silencio, el silencio de latidos, de palabras.
Un beso enorme!