20.12.11

Olor a verano en su piel.

Mis lágrimas se anticipan al dolor de los reproches, se me despegan de las pupilas para arrastrar con ellas aquellos recuerdos ya difuminados por la yema del tiempo. La lluvia acompaña mí triste escena, adornando de gotas etéreas las pocas fuerzas que me quedan, empleadas para preguntar cuando llegará el momento. Cuando podré sustituir el miedo por el dolor, cuando podrá este tormento desprenderse de mí alma, para dejar tan un nocivo punto sin retorno. Cuando podré empezar a firmar un pacto con mis recuerdos, para que solo me traigan a la memoria su tacto caliente y olor a verano. Sus siestas a las cinco de la tarde, y ese aspecto distante que siempre me pesó en el alma, a pesar de aquellos pequeños detalles de calor que él insinuaba y yo nunca supe ver. Detalles que ahora me ametrallan de golpe, como si me atravesara la falsa pólvora de aquellas películas de vaqueros que daban en su tele todas la tardes.
-¿Para qué pones la tele, si luego te quedas dormido?
Duele. Es un dolor que polvoriza mí mente, que me oprime el pecho, que encharca mis pestañas y vacía mis pulmones. Dolor por la certeza de que ya no queda nada. Porque ese verano ya se ha ido, y el frío hace acto de presencia cada vez que evoco a mí mente los recuerdos de cuando la felicidad se asomaba en sus ojos de cielo en pleno julio. Y ya solo nos encuentro si camino con los ojos cerrados por unas difusas calles andaluzas, diez años atrás, cuando una fotografía desgastada se atasca entre mis manos. Puedo vernos ahí, paseando entre paredes blancas, con los dedos entrelazados, gafas de sol y una sonrisa imborrable.
No me sueltes la mano ahora, por favor…

5 comentarios :

(N)everless dijo...

Sé fuerte, cariño
Tienes que serlo
Me tienes aquí, ahora y siempre
Lo juro
:)

Miss Frenesí dijo...

Me has echo añorar el verano,con esos días eternos y esa calidez en los corazones :)
Un beso enorme!

Sapphire dijo...

Que bien escribes.

Sapphire

Popenstein dijo...

no sé porque, pero me resulta dificil encajar todas esas palabras...

Laura Wellington dijo...

Acabo de descubrir tu blog, es increible :)!!!